Nos preparamos para navegar hacia Gaza Seguimos siendo humanos

Kathy Kelly
CounterPunch
Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens
La semana pasada, recién llegado a Atenas como parte del proyecto estadounidense Barco a Gaza, nuestro equipo de activistas se reunió para entrenarse en la no violencia. Estamos aquí para navegar hacia Gaza, desafiando el bloqueo naval israelí, en nuestro barco “The Audacity of Hope” [La audacia de la esperanza]. Nuestro equipo, y las tripulaciones de otros nueve barcos de países en todo el mundo, queremos que Israel termine su letal bloqueo de Gaza y permita que nuestras tripulaciones desembarquen para encontrar a los gazanos. El barco estadounidense lleva más de 3.000 cartas de apoyo a una población que sufre su quinta década de continua ocupación de facto, ahora en la forma de un bloqueo militar que controla el mar y el cielo de Gaza, puntuado por frecuentes incursiones militares mortíferas, que ha desolado la economía y a la gente de Gaza hasta el nivel exacto de crueldad considerado aceptable por la población de EE.UU., el aliado más incondicional de Israel.
La flotilla internacional del año pasado fue brutalmente atacada y los israelíes dispararon contra el barco turco desde el aire, e hicieron una secuencia de vídeo amañada del pánico resultante para presentarla al mundo a fin de justificar nueve muertes, una de un ciudadano estadounidense, en su mayor parte asesinatos al estilo de ejecuciones. Por lo tanto es esencial, aunque un poco extraño, que planifiquemos cómo reaccionar ante ataques militares. Las noticias desde Israel dicen que sus comandos navales se preparan para utilizar perros de ataque y francotiradores para abordar los barcos. En el pasado, han utilizado cañones de agua, pistolas taser, bombas fétidas, bombas de ruido, pistolas paralizantes, gas lacrimógeno y aerosoles de pimienta contra pasajeros de las flotillas. He tratado de hacer una lista mental de las reacciones plausibles: sacarse las gafas, ponerse chalecos salvavidas, fijarse sogas con ganchos para no deslizarse por la cubierta, llevar media cebolla para contrarrestar el efecto del gas lacrimógeno, recordarse de respirar.

Se informa que el ejército israelí se está entrenando para un feroz ataque con el propósito de “apoderarse” de cada barco de la flotilla, la “Flotilla por la Libertad II”. Es posible que, como pasajeros que van específicamente en el barco estadounidense, nos salvemos de las actitudes más violentas, aunque la secretaria de Estado Hillary Clinton no las ha excluido y ha certificado preventivamente que cualquier reacción que “provoquemos” (al navegar por aguas internacionales a una costa que no forma parte de Israel) será una expresión del “derecho de Israel a defenderse”. Israel dice que está preparado para una serie de escenarios, que van “desde la no violencia” (que sabe perfectamente que los espera) a la “extrema violencia”. Nosotros nos preparamos para no dejarnos llevar por el pánico, y practicar no violencia disciplinada sea cual sea el escenario que Israel decida imponer.

Si se apoderan rápidamente de nuestro barco, presumiblemente nos esposarán y posiblemente nos colocarán capuchones, antes de forzar a nuestro barco a ir a un puerto israelí; nos sacarán del barco, nos encarcelarán y (a juzgar por sus acciones del pasado) nos deportarán. No sé a qué país me deportarían, pero finalmente volvería a EE.UU. y a mi ciudad natal de Chicago, y a una seguridad que no puedo compartir con el pueblo desesperado de Gaza, o con amigos de toda esa región tan afectada por la guerra, en gran parte instigada por mi propio país.

La consigna de nuestra flotilla es “Seguimos siendo humanos”. Es un consejo que la exposición a la violencia, real o imaginaria, siempre nos tienta a olvidar. Jóvenes amigos que encontré en Afganistán, enfrentados a una situación precaria que me cuesta imaginar, han expresado esta idea en un vídeo en YouTube que me deja sin aliento:

http://www.youtube.com/watch?v=dkiMOPoU1qA

Piden a los jóvenes de Gaza que conserven la esperanza y la capacidad de una alegría infantil: “Amigos en Gaza: no conservéis vuestra cólera demasiado tiempo. Manteneos unidos, ¡y amor de nosotros en Afganistán!!

Mi compañero de viaje, Johnny Barker, visitó recientemente Gaza, y esta mañana me contó una historia angustiosa sobre una familia gazana, de un agricultor llamado Nasr, que vive cerca de la zona divisoria entre Gaza e Israel. El primer ataque tuvo lugar en junio de 2010. Para citar el sitio en la web de John: “…El ejército israelí atacó la casa de la familia mientras los niños jugaban al exterior… La mujer de Nasr, Naama, estaba en el patio delantero cuando un tanque a 500 metros de la casa disparó obuses llenos de clavos contra la casa. La esposa de Nasr, desgarrada totalmente, se desangró hasta morir en el patio, mientras no se permitía la llegada de ambulancias por el estrecho camino de tierra a su casa.”

“La detención de ambulancias es una frecuente medida punitiva utilizada contra palestinos en Cisjordania y Gaza”

“Después del segundo ataque”, que ocurrió en abril de 2011, “la familia de Nasr se mudó a una casa en la aldea, cerca del cementerio donde estaba enterrada su esposa. Una noche, cerca de medianoche, Nasr se despertó y vio que sus hijos habían desaparecido. Salió afuera y los encontró ante la tumba de su madre.” El día siguiente los sacó de esa aldea y de vuelta a su tierra, para tratar que olvidaran el pasado, y esperaran un futuro que apenas pueden esperar que sea bueno.

Espero que nuestro barco llegue a Gaza. Espero que Johnny Barker pueda volver a visitar a Nasr, y que yo pueda visitar a la familia y a los jóvenes atrapados que me brindaron refugio durante los últimos días del aplastante bombardeo de la “Operación Plomo Fundido” de diciembre de 2008. Espero que nuestro barco pueda salir del muelle – actuando por una “queja anónima” el gobierno de aquí ha exigido una inspección de varios días antes de permitir que nuestro barco (en perfecto estado de navegar) pueda partir. Con sus problemas económicos que están en los titulares de todo el mundo, Grecia parece increíblemente vulnerable a las intensas presiones que los gobiernos de Israel y de EE.UU. parecen estar abiertamente dispuestos a ejercer: esperamos que ni el chantaje económico ni el político logren impedir que nuestro barco parta desde el lugar cercano a Atenas donde nos espera.

“Por favor no perdáis la capacidad humana de felicidad”. Mis amigos afganos nos instan en el vídeo a que sigamos siendo humanos. Ali, quien habla en el vídeo, ha sido acosado por las fuerzas de seguridad afganas desde que comenzó su actividad con los Voluntarios Juveniles Afganos por la Paz. Lo mismo ha ocurrido a su familia. Otros de sus compañeros, han enfrentado amenazas de muerte, interrogatorios, incendios y robos. Su persistencia me alienta y guía, y lucho por dejar que su ahínco me motive, porque seguir siendo humano también tiene que ver con hacer lo correcto.

Pienso en los niños de Nasr cuando vieron morir a su madre, y pienso que si van a seguir siendo humanos, yo y mis compatriotas debemos ayudar. Tenemos que llegar a ser más humanos de lo que hemos logrado hasta ahora: Tenemos que hacer sacrificios para detener los crímenes que se cometen en nuestros nombres. De diferentes maneras, tenemos que arriesgar las consecuencias de estar donde debemos estar cuando necesitamos estar presentes. Tenemos que oponernos a la injusticia y estar con las víctimas de la injusticia y esperar que nuestros oponentes hallen su humanidad a tiempo, si ven suficientes ejemplos de cómo es posible. Cuando seguimos siendo humanos, contra todas las dificultades, ese ejemplo nos sorprende y nos ayuda a mantener nuestra esperanza en el poder de la humanidad. Esperamos que se nos permita llegar a Gaza, esperamos que se levante el sitio, y que en estos tiempos en los que la humanidad no se puede permitir las pesadillas de la codicia y la ignorancia que desgarran Medio Oriente y que imposibilitan que nuestros dirigentes se unan para encarar crisis globales cada vez más desesperadas, cada vez más aterradoras, nosotros como especie, sin estar seguros de su supervivencia perpetua, encontraremos de alguna manera un camino para que sigamos siendo humanos.

* La autora coordina la organización Voices for Creative Nonviolence ( www.vcnv.org ) y ha trabajado de cerca con los Voluntarios Juveniles Afganos por la Paz. Es autora de Other Lives, Other Dreams publicado CounterPunch / AK Press. Para contactos: Kathy@vcnv.org

Fuente: http://www.counterpunch.org/kelly06272011.html


Related Articles

La decisión de Guatemala de trasladar su embajada a Jerusalén: breves apuntes

Este 25 de diciembre, Guatemala oficializó que trasladará su embajada de Tel Aviv a Jerusalén

Turkey presses for Palestinian unity in talks with Abbas

TODAYSZAMAN Grandsons of Palestinian President Mahmoud Abbas (C) also attended his talks with Turkish Prime Minister Recep Tayyip Erdo?an Prime

US to press Binyamin Netanyahu to extend freeze on settlements

Israel’s prime minister, Binyamin Netanyahu, will come under intense pressure on Tuesday to extend his 10-month freeze on the building

No comments

Write a comment
No Comments Yet! You can be first to comment this post!

Write a Comment