Garzón no contestará a las preguntas de la acusación

El Tribunal Supremo rechaza las recusaciones de Varela y Marchena solitiadas por el juez Julio M. Lázaro
 Madrid

Baltasar Garzón junto a su abogado, Francisco Baena. / ANDREA COMAS (REUTERS)

El proceso al juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha comenzado esta mañana poco después de las 10,30 con el planteamiento de las cuestiones preliminares por parte de su defensor, Francisco Baena Bocanegra. El juez, que ha comparecido ante el tribunal en estrados, junto a su abogado defensor, y no en el habitual “banquillo de los acusados”, no contestará a las preguntas de la acusación. El tribunal ha rechazado las recusaciones de Luciano Varela y Manuel Marchena solitiadas por Garzón al considerar que ya estaban resueltas.
A su llegada al Palacio de Justicia, Garzón ha sido saludado por un grupo de ocho jueces y fiscales de la Audiencia Nacional que le han dado ánimos. Alrededor de medio centenar de simpatizantes de organizaciones contra los “juicios de la vergüenza” han acaparado la parte destinada al público en el Salón de Plenos del Tribunal Supremo donde se celebra la vista. Aproximadamente cien periodistas siguen el juicio en la sala de vistas y en el auditorio especialmente habilitado al efecto.
Garzón sufre una fuerte afonía, y tiene que hablar forzando la voz, como pudieron comprobar los informadores que hablaron con él antes de iniciarse el juicio, aunque no es por ese motivo por lo que no va a contestar a las preguntas de las acusaciones. El magistrado va a seguir la misma línea que en la instrucción, en que tampoco contestó a sus acusadores, dos de los cuales, José Antonio Choclán e Ignacio Peláez, fueron compañeros suyos en la Audiencia Nacional.

El abogado de Garzón, Francisco Baena, había vuelto a plantear la recusación de los magistrados Luciano Varela y Manuel Marchena en el trámite de cuestiones preliminares, al entender que ambos están contaminados de falta de imparcialidad para juzgarle, dado que además han instruido contra Garzón la causa por su investigación de los crímenes del franquismo y el caso de los patrocinios de cursos jurídicos en Nueva York. En orden a dar cumplimiento al principio de doble instancia penal, ha pedido que la Sala Especial del Supremo pueda pronunciarse en apelación sobre la recusación de esos dos magistrados.

Baena se ha quejado de que el instructor Alberto Jorge Barreiro denegó “de una tacada” la mayoría de las pruebas solicitadas. Por ello, ha pedido a la Sala Penal la incorporación de las diligencias del Tribunal Superior de Madrid en las que el magistrado Antonio Pedreira prorrogó las conversaciones de los presos de la Gürtel con sus abogados, apenas “veinte días después” de que el caso pasase de ser instruido por Garzón al Tribunal de Madrid. “Hay una línea de continuidad en la investigación por un juez que ha revisado la actuación de su compañero y proyecta su decisión hacia adelante”, ha dicho Baena.

Respecto al rechazo por el instructor Barreiro de la petición de certificación de causas en que se haya imputado a jueces, el defensor de Garzón ha explicado que él había examinado exhaustivamente los fondos jurisprudenciales y no hay ningún precedente de que se haya imputado a un juez por ordenar unas escuchas, lo que supone “una discriminación absoluta respecto a la situación de Garzón”.

El abogado del juez también ha reiterado que se traigan al proceso el disco duro del sistema de grabación penitenciario del sistema Maratón, para demostrar que el juez había “prevenido” el derecho de defensa. “Es necesario conocer en su integridad las grabaciones para poder determinar si ha habido derecho de defensa”. También ha pedido las conversaciones expurgadas del proceso, que el instructor opinó que incorporarlas supondría “una nueva lesión del derecho de defensa”.

Las acusaciones se han opuesto a todas las peticiones. En líneas generales, han dicho que todas esas cuestiones se habían rechazado ya por el instructor o estaban resueltas por el tribunal. Respecto a la prueba de la prórroga de las escuchas por Pedreira, han incidido en que esa petición ya estaba “suficientemente resuelta” y en este juicio no se juzga a Pedreira. Los acusadores Ignacio Peláez, José Antonio Choclán y Pablo Rodríguez Mourullo se han pronunciado en contra de admitir la audición de las escuchas y han abundado en que Garzón había ordenado la grabación “genérica e indiscriminada” de todos los abogados, e incluso los que luego fueron imputados también podían ejercer el derecho de defensa.

El fiscal Antolín Herrero ha negado que la posibilidad de pedir una segunda instancia en als recusaciones no era un “privilegio” de Garzón, sino una garantía, y que, en contra de lo asegurado por las acusaciones, el caso Gürtel de alguna manera es un caso que “va en paralelo” con el que se está juzgando en el Supremo. El fiscal se ha pronunciado a favor de al audición de las cintas, ya que de lo contrario se incurriría en “una cierta indefensión” aunque limitando la publicidad a los medios de comunicación.


Related Articles

Las FARC agradece a sus electores

Este domingo la FARC participó por primera vez en las elecciones legislativas tras el acuerdo de paz con el gobierno

Fighting one per cent wars

An American fact is the 99 per cent are far too remote from the wars of choice and those who

Irish republicans pay tribute to Bobby Sands by reading his diary entries

Former Sinn Féin president Gerry Adams says that to commemorate the 40th anniversary of Bobby Sands hunger strike, 17 activists will read one of Bobby’s 17 diary entries.

No comments

Write a comment
No Comments Yet! You can be first to comment this post!

Write a Comment