El preso Xabier López Peña, en estado muy grave por un derrame cerbral

EN UN HOSPITAL DE PARÍS

El estado de salud del preso vasco Xabier López Peña ha empeorado considerablemente en las últimas horas, según pudo confirmar anoche GARA. Sus allegados definen su situación como muy grave, aunque niegan que exista muerte cerebral como difundió algún medio español. Justo un día antes se había conocido que sufrió un infarto, por lo que llevaba ingresado desde el día 11 sin que sus familiares hubieran tenido conocimiento de ello durante ocho días.

GARA | DONOSTIA

Si la situación de Xabier López Peña era muy preocupante el miércoles, anoche la alarma crecía al saber que su situación empeoró notablemente durante la jornada de ayer. Alrededor de las 21.45, GARA pudo confirmar en fuentes de su entorno que el estado médico es «muy grave». La abogada del preso vasco pasó la tarde con él e informó de que pudo mantener cierta comunicación con él, pero solo a través de movimientos de los ojos y de las manos. No habla.

Por lo tanto, negaron que exista una situación de «muerte cerebral», que fue como la definió algún medio. La web de “El Mundo”, que evidenciaba en su información disponer de fuentes propias, hablaba de «situación crítica».

El empeoramiento se deriva del derrame cerebral sufrido por el preso cuando fue intervenido quirúrgicamente en el hospital Pitié-Salpêtriere de París. Existe una nebulosa sobre las fechas exactas dada la falta de información a la familia.

Anteayer Etxerat dio cuenta de que llevaba en el hospital desde el 11 de marzo después de sufrir un infarto. Anteriormente López Peña presentaba problemas cardiovasculares, pero su situación se ha deteriorado en la cárcel de Fleury.
Oficialmente no hay noticias de su estado. Ayer la agencia española Efe se limitó a indicar que sus abogados han pedido la puesta en libertad, en un teletipo que empezó a circular al mismo tiempo que trascendía el agravamiento de su estado y en el que no hay dato médico alguno. Desde París, silencio total.

La información aportada anteayer por Etxerat incidía en la gravedad de su estado, anticipaba que por el momento debería seguir en el hospital un tiempo y vaticinaba que necesitaría «seguimiento y tratamiento especializado» durante los próximos meses. Sin embargo, el empeoramiento sufrido ayer aumenta mucho la alarma en torno al caso y lo sitúa en otro estadio.

54 años

Xabier López Peña es natural de Galdakao y tiene 54 años. Está en prisión desde mayo de 2008, cuando fue arrestado en un piso de Burdeos junto a Jon Salaberria, Igor Suberbiola y Ainhoa Ozaeta. Se le sitúa en la recta final de las conversaciones mantenidas por ETA y representantes del Gobierno español entre 2005 y 2007..

Tras la detención, al ser sacado y llevado a la vivienda para los registros, López Peña forcejeó con los policías y lanzó consignas contra «la situación de excepción», por la libertad de Euskal Herria y en favor de ETA. Esta imagen tuvo gran repercusión, al igual que la que le mostraba haciendo la señal de la victoria rodeado de agentes.

Anteriormente, Xabier López Peña ya fue detenido en Sokoa en 1983, aunque luego quedó absuelto por el Juzgado de Baiona. París le prohibió residir en todo el sur del Estado francés. Desde entonces las FSE le vincularon a ETA, aunque su presencia no fue detectada hasta las reuniones de 2006.

Herrira: «La política carcelaria coquetea con la fatalidad»

Además de demandar la puesta en libertad, pendiente de la evolución médica del preso, tanto Etxerat como Herrira han tomado este caso como un nuevo y gravísimo ejemplo de los peligros y consecuencias de la política carcelaria aplicada a los presos vascos.

Para el movimiento Herrira, «este infarto pone de nuevo en evidencia los riesgos de una política que coquetea en exceso y de forma macabra con la fatalidad. El conocimiento del gravísimo problema de salud de López Peña coincide en el tiempo con una concatenación de noticias llegadas de prisión y que cuentan con un denominador común: la vulneración de derechos y el sufrimiento».

«La irresponsabilidad de los gobiernos es absoluta», añade Herrira en una nota emitida antes de saberse el agravamiento de la salud del preso de Galdakao. «No se puede jugar a diario con la vida de miles de personas, una situación que genera una de las mayores vulneraciones de derechos que ocurren en Europa y que debe acabar», recuerda.


Related Articles

Arnaldo, lehendakari

EL ESTADO MANTIENE LA CONDENA EN EL «CASO BATERAGUNE» Iñaki IRIONDO Muchas de las reacciones suscitadas por la sentencia del

Más voces en favor de la legalización de Sortu a la espera de la decisión del TC

LEGALIZACIÓN DE LA IZQUIERDA ABERTZALEEl Tribunal Constitucional celebró ayer la primera sesión del Pleno en cuyo orden del día ha

Declaración en el Palacio de Aiete

El Acuerdo de Gernika muestra su pesar por todas las víctimas El Acuerdo de Gernika, y en su seno la

No comments

Write a comment
No Comments Yet! You can be first to comment this post!

Write a Comment