A propósito de la renuncia de un diplomático ruso en Ginebra

by Derecho Internacional, Nicolas Boeglin * | 30th May 2022 4:07 pm

Post Views: 1

En estos últimos días del mes de mayo del 2022, se difundió en algunos círculos diplomáticos y en algunos medios de prensa (véase por ejemplo nota[1] de Le Point y nota[2] de The Guardian) la carta de renuncia del diplomático ruso Boris Bondarev, quien fuera hasta el 23 de mayo consejero en la Misión Permanente de Rusia ante las Naciones Unidas en Ginebra, Suiza.

Es, al parecer, el primer integrante del aparato diplomático ruso en renunciar a sus funciones oficiales desde el inicio de la agresión militar de Rusia al territorio de Ucrania iniciada el pasado 24 de febrero del 2022. Al menos, el primero en hacer pública su decisión, si es que se han dado otras bajas de este tipo sin trascender en la esfera pública.

El 23 de marzo, la BBC informó de otra renuncia de un alto funcionario ruso, sin que se conozcan sus motivos para hacerlo (véase nota[3]). En cambio, la carta de Boris Bondarev, extraída de la red social twitter, explicita sus motivaciones y se reproduce de manera integral a continuación (véase enlace[4]):

[5]

 

“Renuncio, no renuncio, y si renuncio, ¿qué hago?”: apuntes en torno a un complejo dilema interno

Una renuncia de esta índole que consiste en cesar de continuar defendiendo a un Estado por parte de un diplomático de carrera debería siempre entenderse como un acto que evidencia una profunda crisis en lo interno del aparato diplomático de dicho Estado.

Como bien se sabe, el pertenecer al servicio exterior de un Estado acarrea ciertas responsabilidades para un profesional en diplomacia. Similar  a una estructura vertical de tipo militar, con rangos y jerarquías, ascensos o descensos en función del desempeño demostrado, el diplomático trabaja con un conjunto de obligaciones que pesan sobre cada uno de sus gestos durante su carrera como representante diplomático y que no permiten mayor margen de maniobra con relación a las instrucciones recibidas por su jerarquía (Nota 1).

El desacuerdo en seguir las instrucciones enviadas desde su capital puede ser, de manera esporádica, la realidad de algunos funcionarios diplomáticos cuando se trata de criterios que consideran cuestionables y/o discutibles: cada aparato diplomático establece sus pautas internas para permitir (o no) algún tipo de debate intra muros. No obstante, en algunos casos, conforme una reflexión profunda se instala en la mente del diplomático, su debate interno puede llegar a plantear interrogantes a tal punto que la conclusión a la que llega es la siguiente: ya no tiene mayor sentido continuar sosteniendo lo que considera … insostenible.

Renunciar a toda una carrera profesional dentro del servicio exterior del Estado resulta siempre ser una decisión muy díficil de tomar: en el caso de Boris Bondarev, se trata de una carrera de 20 años.

Existen algunos precedentes  de renuncias de funcionarios diplomáticos que confirman la idea de una crisis interna dentro del aparato estatal: recientemente por ejemplo, en el caso de América Latina, se informó de la decisión de quien fuera el embajador de Nicaragua ante la Organización de Estados Americanos (OEA) de renunciar a seguir representando los intereses de Nicaragua (véase nota[6] de la BBC del 23 de marzo del 2022). En el 2004, fue el embajador de Venezuela ante Naciones Unidas el que dimitió de sus funciones (véase al respecto esta nota de prensa[7] oficial de Naciones Unidas).

Existen también casos, de una naturaleza muy distinta, en los que son declaraciones desafortunadas que llevan a solicitar la renuncia de un embajador, sin que a veces la renuncia se materialice: véase por ejemplo nota[8] de la BBC del 2010 sobre extrañas declaraciones del embajador de Chile en Buenos Aires y nota[9] posterior sobre su renuncia. En el 2013, luego de declaraciones desacertadas de su máximo reprentante en Panamá, Costa Rica procedió a presentar oficialmente sus “disculpas” en una carta formal lamentando lo ocurrido: no hubo en este caso ninguna renuncia, sino un cese y traslado del interesado a otro destino, siempre con rango de embajador (Nota 2).

En el caso más específico de los diplomáticos rusos en este mes de mayo del 2022, el continuar justificando y defendiendo los argumentos oficiales de Rusia en su accionar en contra de Ucrania tiende a volverse cada vez más apremiante, en particular en el ámbito multilateral, tal y como lo intentaremos explicar en las líneas que siguen.

La agresión de Rusia a Ucrania: un cajellón sin salida desde la estricta perspectiva legal internacional

Desde el 16 de marzo del 2022, una decisión preliminar (denominada “providencia” u “ordenanza“) de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) ordena a Rusia cesar de inmediato su oficialmente denominada “operación militar especial” en Ucrania.

Se trata de una primera decisión favorable a Ucrania con relación a la demanda que interpuso  en La Haya pocos días después de iniciarse la agresión rusa a su territorio: véase al respecto para mayores detalles nuestra breve nota[10] al respecto titulada “Ucrania / Rusia: las medidas provisionales ordenadas a Rusia por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) puestas en perspectiva“.

Son en efecto varias las reglas que Rusia está violando abiertamente desde la madrugada del 24 de febrero del 2022, empezando por las primeras disposiciones de la misma Carta de Naciones Unidas  relativas al respeto a la integridad territorial de un Estado y a la prohibición del uso de la fuerza (Nota 3).

Esta primera ordenanza del juez internacional de La Haya en el caso que opone Ucrania a Rusia es claramente irrespetada, y coloca ahora a Rusia en una situación de abierto desafío a la autoridad de la justicia internacional: sin lugar a dudas, este desacato a esta decisión produce sus consecuencias desde el punto de vista jurídico.

En efecto, al cumplirse el pasado 24 de mayo tres  meses desde el inicio de las operaciones militares rusas en territorio ucraniano, que violentan las reglas más básicas del ordenamiento jurídico internacional, es probable que Ucrania refuerce su decidida estrategia legal con una acción ante la justicia internacional tendiente a obtener reparaciones por los graves daños causados por Rusia en su territorio: diversas entidades trabajan desde ya en Ucrania (y probablemente también fuera de ella), en aras de calcular y de cuantificar  – destrucción tras destrucción – los múltiples daños ocasionados por Rusia en Ucrania (véase enlace[11] con cálculos y estimaciones al 27 de abril del 2022). Un evento internacional abierto al público reune a distintos expertos este 30 de mayo sobre este preciso tema (véase enlace oficial[12]).

Cabe recordar que en otro caso conocido por la CIJ, en su demanda de 1984 contra Estados Unidos, Nicaragua presentó una memoria sobre compensación por daños que detallaba los diversos rubros de la destrucción causada por Estados Unidos en su territorio al entrenar, adiestrar y financiar a la denominada “contra” nicaragüense (véase documento[13], en particular pp. 266-349).  Un cambio de orientación político acaecido en 1990 tuvo como consecuencia el retiro formal de la demanda por compensación por la misma Nicaragua en 1991 (véase comunicado oficial de la CIJ de septiembre de1991 en francés[14] y en inglés[15]).

Rusia y la justicia internacional: el significado de su no comparecencia

Siempre con relación a la demanda interpuesta por Ucrania contra Rusia el 26 de febrero del 2022  ante el juez de La Haya (véase texto[16] de la demanda y texto[17] de la solicitud de medidas provisionales), cabe recordar que, al convocarse a audiencias públicas en La Haya realizadas el 7 de marzo para escuchar los alegatos de Ucrania y los contra alegatos de Rusia, Rusia optó por no comparecer ante los jueces de La Haya. ¿No comparecer ante el juez internacional desdeñando de esta manera una tribuna internacional como la barra de La Haya para justificar su accionar? ¿Acaso los argumentos de Rusia para justificar su agresión no cuentan con la sólidez suficiente como para someterlos a un debate contradictorio en La Haya? Estas son algunas de las tantas preguntas que plantea esta significativa ausencia: para mayores detalles (y algunas otras preguntas hechas que no ameritan ser nuevamente reproducidas), véase nuestra breve nota[18] al respecto titulada “Ucrania / Rusia: la fuerza del derecho ante el derecho a la fuerza.  A propósito de la no comparecencia de Rusia ante la CIJ “. 

Esta actitud del aparato diplomático de Rusia evidenció ante todo (y en particular ante los jueces de la CIJ y el resto de la comunidad internacional) la situación poco sostenible, desde el punto de vista jurídico, en la que se ha colocado Rusia desde la madrugada del 24 de febrero del 2022.

Las acciones bélicas se han mantenido desde entonces entre las fuerzas militares de Rusia y de Ucrania, con avances y retrocesos de unos y de otros, pérdidas en vidas humanas cuantiosas tanto en las tropas de una como de otra. El saldo en muertes y heridos de gravedad en el seno de la población civil ucraniana aumenta día tras día, así como el flujo de refugiados y de desplazados internos y el número de tragedias de todo tipo en las que se ven inmersas familias ucranianas.

A la fecha, no se vislumbra mayor esfuerzo o iniciativa para reiniciar canales de negociación en aras de que cesen las hostilidades, en particular desde que Ucrania vislumbra una victoria militar. Los hallazgos a inicios del mes de abril del 2022 de las exacciones cometidas por Rusia en la localidad de Bucha han modificado sustancialmente la posición inicial de Ucrania de sentarse a una mesa de negociación, y el firme respaldo de la comunidad internacional influye en esta postura. En esta nota[19] de RFI del 7 de abril, se informa sobre la llamada a consulta del embajador de Rusia en París por las autoridades galas al negarse este diplomático a reconocer la responsabilidad de Rusia en los eventos de Bucha: el mismo 7 de abril, Rusia fue expulsada de la máxima instancia de Naciones Unidas en materia de derechos humanos, el Consejo de Derechos Humanos (Nota 4).

Con relación a la responsabilidad penal individual de altos funcionarios de Rusia, tanto civiles como militares, en la instigación o la comisión de actos que califiquen como crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad, el conflicto en Ucrania  ha llevado a otra jurisdicción internacional situada en La Haya, la Corte Penal Internacional (CPI), a multiplicar diversas investigaciones en su territorio (véase enlace oficial[20] de la CPI al respecto).

En su misiva, el ahora ex diplomático ruso Boris Bondarev explica, sin contemplación para sus antiguas autoridades en el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso que:

Today the Ministry of Foreign Affairs is not about diplomacy. It is all about warmongering, lies and hatred. It serves interests of few, the very few people thus contributing to further isolation and degradation of my country“.

A modo de conclusión

Es posible que esta primera renuncia hecha pública de un alto funcionario diplomático de Rusia sea seguida de otras, dado el aislamiento cada vez más pronunciado de Rusia en el seno de la comunidad internacional: esta última observa desde el pasado 24 de febrero a uno de sus integrantes ignorar las bases fundacionales del mismo ordenamiento jurídico existente desde 1945.

Ahora bien, las represalias que pueda tomar Rusia contra Boris Bondarev posiblemente busquen evitar que situaciones similares se repitan dentro de su aparato diplomático: es de esperar que las autoridades helvéticas tengan claridad sobre los riesgos que significa para este ahora ciudadano ruso en Suiza tomar una decisión de esta naturaleza, en particular en las circunstancias actuales.

En la precitada nota[2] de The Guardian el ahora ex funcionario ruso explica que su decisión estaba tomada desde el mismo 24 de febrero y que debió proceder a arreglos de diversa índole antes de hacerla efectiva. Resulta de interés señalar que, en su también carta de renuncia (con fecha del 23 de febrero del 2022), uno de los asesores legales de larga data de Rusia ante el juez internacional de La Haya, el jurista francés Alain Pellet, señaló en el último párrafo que:

I have enjoyed working with you to defend the interests of your country, which I love dearly. I appreciated that while defending them together, we could exchange freely on the limits not to be crossed. I have seen the scruples of some of you and understood the unwavering commitment of others. But enough is enough. Yesterday I sent my letter of resignation to the competent authorities: lawyers can defend more or less questionable causes. But it has become impossible to represent in forums dedicated to the application of the law a country that so cynically despises it    

/   

J’ai aimé travailler avec vous pour la défense des intérêts de votre pays, que j’aime profondément. J’ai apprécié que tout en les défendant ensemble, nous puissions échanger librement sur les limites à ne pas franchir. J’ai constaté les scrupules de certains d’entre vous et compris l’engagement sans faille d’autres. Mais, trop c’est trop. J’ai adressé hier ma lettre de démission aux autorités compétentes : des avocats peuvent défendre des causes plus ou moins discutables ; il est impossible de représenter dans des enceintes vouées à l’application du droit un pays qui le méprise si cyniquement (véase carta[21] publicada en inglés en el sitio EJIL-Talk y en francés[22] en su sitio personal).

  – – Notas – –

Nota 1: Así por ejemplo, se lee en el Código Dipomático del Reino Unido (véase texto completo[23] del Diplomatic Service Code) que: “Political Impartiality. 14. You must:  serve the Government, whatever its political persuasion, to the best of your ability in a way which maintains political impartiality and is in line with the requirements of this Code, no matter what your own political beliefs are;    act in a way which deserves and retains the confidence of Ministers, while at the same time ensuring that you will be able to establish the same relationship with those whom you may be required to serve in some future Government; and    comply with any restrictions that have been laid down on your political activities 15. You must not:  act in a way that is determined by party political considerations, or use official resources for party political purposes; or  allow your personal political views to determine any advice you give or your actions.

Nota 2: El 7 de marzo del 2013, Costa Rica retiró a su embajador en Panamá (véase nota[24] de prensa de La Nación) y envió una nota en la que presentó sus disculpas formales a las autoridades panameñas. Ello se debió a declaraciones dadas por el embajador Melvin Sáenz Biolley, el 6 de febrero anterior, primero en las afueras de un estadio, y luego en un medio radial panameño conducido por la periodista Bettina García Muller. Costa Rica notificó oficialmente a Panamá que: “El Gobierno de Costa Rica desea hacer llegar sus más sentidas disculpas por las expresiones emitidas por don Melvin y las molestias que estas causaron al ilustrado Gobierno de Panamá” (véase nota[25] de prensa de La Nación). En julio del 2013, el señor Melvin Sáenz Biolley presentó oficialmente sus credenciales como embajador de Costa Rica en Perú (veáse nota[26] de CRHoy).

Nota 3: Se trata de un conjunto de reglas muy básicas que sostienen el edificio normativo internacional desde 1945 y que detalla una entidad como el International Law Institute (Institut de Droit International) en su declaración del 1ero de marzo del 2022 (véase texto en francés[27] y en inglés[28]). Estas mismas normas internacionales reaparecen en la demanda presentada por Ucrania contra Rusia el 26 de febrero del 2022 ante la CIJ: véase texto en francés[29] y en inglés[30].

Nota 4: Sobre los detalles del voto acaecido el 7 de abril del 2022 en el seno de la Asamblea General de Naciones Unidas, en el que Rusia pudo contar con la solidaridad de Bolvia, Cuba y Nicaragua en lo relativo al voto de Estados de América Latina, remitimos a nuestros estimables lectores a BOEGLIN N., “La reciente suspensión de Rusia del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas: breves reflexiones sobre maniobras diversas“, 8 de abril del 2022, texto disponible aquí[31]. Una versión en inglés de este mismo texto fue editada en la revista digital Diplomat Magazine en La Haya, edición del 11 de abril del 2022, disponible en este enlace[32].

* Esta nota fue escrita por Nicolas Boeglin, Profesor de Derecho Internacional Público, Facultad de Derecho, Universidad de Costa Rica (UCR)

Endnotes:
  1. nota: https://www.lepoint.fr/monde/russie-un-diplomate-demissionne-submerge-par-la-honte-24-05-2022-2476943_24.php
  2. nota: https://www.theguardian.com/world/2022/may/23/warmongering-lies-and-hatred-russian-diplomat-in-geneva-resigns-over-ukraine-invasion
  3. nota: https://www.bbc.com/news/world-europe-60849918
  4. enlace: https://twitter.com/HillelNeuer/status/1528668629482541057/photo/1
  5. [Image]: https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEh94AYkZ4JPhY7k53HH084IaiE_C3TE5MeQi01OgEwFBIQIlkvemEBAuXjT13ORRnLL_UUzJkeh8BumFn_Iu4TNzMzGwPw9PX3EmWZQ6OcZoBD31OjMPP61FusvtQgLoYcpdhToG0msIwq5mFxhbApjgAFkjYc1QNH7nk8YVIcRM8gPrQ4HjwWdA80L/s1024/lett.jpg
  6. nota: https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-60853568
  7. nota de prensa: https://news.un.org/es/story/2004/03/1030851
  8. nota: https://www.bbc.com/mundo/america_latina/2010/06/100607_2306_chile_argentina_embajador_jaw
  9. nota: https://www.bbc.com/mundo/america_latina/2010/06/100608_0013_chile_argentina_embajador_otero_pinochet_jg
  10. nota: http://derechointernacionalcr.blogspot.com/2022/03/ucrania-rusia-corte-internacional-de_16.html
  11. enlace: https://kse.ua/about-the-school/news/direct-damage-caused-to-ukraine-s-infrastructure-during-the-war-has-reached-88-billion/
  12. enlace oficial: http://pga.org.ua/en/index/eng-war-in-ukraine/e/
  13. documento: https://www.icj-cij.org/public/files/case-related/70/9621.pdf
  14. francés: https://www.icj-cij.org/public/files/case-related/70/10230.pdf
  15. inglés: https://www.icj-cij.org/public/files/case-related/70/10231.pdf
  16. texto: https://www.icj-cij.org/public/files/case-related/182/182-20220227-APP-01-00-EN.pdf
  17. texto: https://www.icj-cij.org/public/files/case-related/182/182-20220227-WRI-01-00-EN.pdf
  18. nota: http://derechointernacionalcr.blogspot.com/2022/03/ucrania-vs-rusia-ante-la-corte.html
  19. nota: https://www.rfi.fr/es/europa/20220407-par%C3%ADs-convoca-al-embajador-de-rusia-por-un-tuit-que-niega-la-matanza-de-bucha
  20. enlace oficial: https://www.icc-cpi.int/ukraine
  21. carta: https://www.ejiltalk.org/open-letter-to-my-russian-friends-ukraine-is-not-crimea/
  22. francés: https://www.alainpellet.eu/_files/ugd/64a1e7_b5389abefa7f4d4a9c418d4e10856bed.pdf
  23. texto completo: https://civilservicecommission.independent.gov.uk/wp-content/uploads/2019/03/03a_diplomatic.pdf
  24. nota: http://www.nacion.com/nacional/politica/Gobierno-embajador-Panama-incidente-estadio_0_1327867364.html
  25. nota: http://www.nacion.com/nacional/politica/Pais-Panama-embajador-Melvin-Saenz_0_1331666982.html
  26. nota: http://www.crhoy.com/archivo/trasladan-a-peru-a-diplomatico-tico-que-causo-polemica-por-declaraciones-en-pamana/
  27. francés: https://www.idi-iil.org/app/uploads/2022/03/D%C3%A9claration-de-lInstitut-de-Droit-international-sur-lagression-en-Ukraine-1-mars-2022-FR.pdf
  28. inglés: https://www.idi-iil.org/app/uploads/2022/03/Declaration-of-the-Institute-of-International-Law-on-Aggression-in-Ukraine-1-March-2022-EN.pdf
  29. francés: https://www.icj-cij.org/public/files/case-related/182/182-20220227-APP-01-00-FR.pdf
  30. inglés: https://www.icj-cij.org/public/files/case-related/182/182-20220227-APP-01-00-EN.pdf
  31. aquí: http://derechointernacionalcr.blogspot.com/2022/04/suspension-de-rusia-del-consejo-de.html
  32. enlace: https://diplomatmagazine.eu/2022/04/11/recent-suspension-of-russia-from-the-un-human-rights-council-brief-reflections-on-diverse-manoeuvres/

Source URL: https://globalrights.info/2022/05/a-proposito-de-la-renuncia-de-un-diplomatico-ruso-en-ginebra/