Un olvido intencionado se cierne sobre Iraq

Txente Rekondo
Gara/Rebelión

Desde hace algunos meses la actualidad informativa en torno a Iraq ha ido decreciendo rápidamente. El anuncio de Obama de reducir las tropas militares (aunque para ello cambio previamente el nombre de las mismas) y el posterior compromiso de abandonar el 31 de diciembre el suelo iraquí han contribuido a ello. Como también lo ha hecho la estrategia norteamericana en torno al eje Afg-Pak y las recientes revueltas en los países árabes.
Hoy tenemos un Iraq fruto de la ocupación, cuyas consecuencias han sido nefastas para la mayoría de la población, que tiene que convivir con atentados, bombas, muertes, tensiones sectarias…
A la vista de los datos en torno al estándar de vida (acceso a la electricidad o el agua, trabajo, educación, violencia, refugiados, desplazados) podemos constatar que las palabras de un alto militar norteamericano en tiempos del embargo se han cumplido, cuando amenazó con “enviar a Iraq a la Edad Media”. Curiosamente el único sector que no parece haberse resentido es el del petróleo, controlado por las empresas norteamericanas y sus aliados.

Además, un informe reciente emitido por militares estadounidenses señala que la situación se ha deteriorado en los últimos meses, y a día de hoy “Iraq es más peligrosos que hace un año”. Evidentemente son muchos los factores que apuntan hacia un “verano incierto” en aquel país.

La actual fotografía iraquí nos muestra una evidente evolución en los grupos calificados como sunitas, donde encontramos organizaciones de la resistencia a la ocupación y que estarían formados por antiguos militares del ejército de Saddam, miembros del partido Ba´ath, jefes tribales, clérigos, figuras regionales y también miembros de la red al Qaeda. Esta red ha sufrido un cambio importante, superando la descoordinación que existía hace algunos años, y sobre todo mostrando un carácter más disciplinado. Todavía conviven en ese ámbito organizaciones de la resistencia y grupos sectarios que continúan atacando a la comunidad chiíta, atentado contra mezquitas o mercados de la misma.

En el lado chiíta también se aprecia el papel cada vez más importante que juega la figura de Muqtada al-Sadr y sus Brigadas del Día Prometido. Este dirigente chiíta lleva tiempo manteniendo una especie de doble juego, evitando no reventar las negociaciones del primer ministro al-Maliki con los norteamericanos, pero amenazando al mismo tiempo con retirar su apoyo al mismo. Es curioso ver cómo los comunicados en árabe, dirigidos a sus bases sociales, son más beligerantes que los mensajes que luego intercambia con otros dirigentes iraquíes. Estos días el propio al-Sadr ha anunciado su intención de presionar a los norteamericanos, aumentando los ataques contra las fuerzas de la ocupación y dejando caer la posibilidad de reactivas el Ejército del Mahdi, al tiempo que no descarta las protestas y movilizaciones populares, siguiendo la estela de lo que ha sucedido en los países árabes.

Junto a todo ello, se puede percibir que los diferentes bloques-alianzas políticos se han asentado, y de esa forma tanto al-Iraqiyya como la lista del Estado de Derecho han logrado sumar nuevos miembros y acaparar buena parte del nuevo escenario político iraquí. Donde el peso de nuevas alianzas o pactos entre fuerzas seculares y algunas formaciones kurdas puede intentar diseñar un nuevo escenario institucional.

Otro factor importante gira en torno a la fecha del 31 de diciembre de 2001. En esa fecha teóricamente, las fuerzas militares estadounidenses deberían abandonar Iraq, sin embargo en las últimas semanas se están sucediendo movimientos y negociaciones para prolongar esa presencia de manera maquillada. Algunos partidos iraquíes buscan alargar esa presencia en el tiempo, utilizando para ello un abanico de excusas, por su parte Obama quiere cumplir la promesa de abandonar Iraq, sobre todo con la mirada puesta en las presidenciales del 2012 en EEUU.

Algunos analistas señalan la posibilidad de que exista un plan B, que permitiría disfrazar esa presencia, a través de personal de inteligencia y un reducido número de soldados para “entrenar militar y técnicamente” a las tropas iraquíes. Sin embargo quedan importantes incógnitas para creer que EEUU cumpla finalmente lo acordado. Ahí está la enorme embajada en Bagdad, la mayor del mundo, con cientos de asesores y burócratas, o las bases permanentes construidas para controlar el petróleo y la región.

Al-Maliki sigue negociando con EEUU y las formaciones iraquíes para lograr un consenso, y el reciente anuncio en ese sentido está lleno de interesadas ambigüedades. Uno de los escollos más allá de la inconstitucionalidad o no de esa “prórroga” radica en el carácter de “inmunidad” que Washington quiere dotar a sus tropas en el país, algo que rechaza la población iraquí, que aún conserva en su memoria las actuaciones de los militares norteamericanos y de los “mercenarios privados”, cuyos abusos siguen sin ser castigados.

Por todo ello es pronto para saber la decisión final de Obama, pero no debería de extrañar que a la vista de los recientes informes (utilizados como argumentos o excusas) EEUU acabe prolongando su ocupación en Iraq.

También la actuación de otros actores extranjeros condiciona el panorama iraquí. El pulso que mantienen EEUU y Arabia Saudí con Irán en el conjunto de la región, se agudiza en el caso de Iraq. Las constantes acusaciones del supuesto apoyo de Teherán a las milicias, nunca van acompañadas de pruebas o evidencias, y sí sirve en cambio para crear una especia de Iranofobia en la zona. La mano de Arabia Saudí se aprecia también a la hora de analizar algunos atentados contra la comunidad chiíta, y el apoyo que determinados grupos jihadistas vienen recibiendo de la corrupta monarquía del Golfo, fruto de ello además es el cambio operado en esos grupos, que han priorizado un discurso y sus ataques contra los chiítas, y dejando en un segundo término su oposición a EEUU.

Los petrodólares de la monarquía saudí también sirven para buscar la desestabilización interna en Irán, con los apoyos de Riyadh a kurdos, baluches o árabes de Khuzestán, o las presiones a los pastones para frenar la influencia iraní en el norte y oeste de Afgansitán.

Por su parte, Irán no se queda quieto, y no duda en amenazar con utilizar su influencia en Iraq o Afganistán para devolver el golpe a Estados Unidos. Es curioso cómo estos dos archienemigos mantienen en ocasiones un acuerdo tácito para evitar que el caos acabe apoderándose (si no lo ha hecho todavía) de esos dos estados.

Pero en Iraq también se sigue con atención las protestas en Siria, y sobre todo un cambio profundo en la actual situación tendría consecuencias directas sobre la población de refugiados iraquíes en suelo sirio. Los refugiados cristianos, los miembros del Ba´ath, los chiítas e incluso los kurdos miran con temor un auge de las posiciones sunitas más radicalizadas y son muchos los que señalan al “experimento” que en el pasado han utilizado Washington y Riyadh en Afganistán o más recientemente en Líbano.

Estados Unidos ha publicado un documento donde señala que “la situación sigue deteriorándose con una oleada de ataques y asesinatos cometidos por milicias apoyadas por Irán”, al tiempo que afirma que “en suelo iraquí hay más de mil miembros de al Qaeda”, lo que muestra las intenciones de hacer “necesaria” su presencia-ocupación.

Finalmente, otros analistas recuerdan que la historia árabe nos muestra que “lo que acontece en Egipto muchas veces se repite luego en Siria, y esto a su vez es copiado en Iraq”. Por eso no hay que perder de vista la plaza Tahir en Bagdad desde donde se puede articular un movimiento social que ponga en dificultades la ocupación y sus aliados locales.

TXENTE REKONDO.- Gabinete Vasco de Análisis Internacional (GAIN)

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Related Articles

Islamismo e islamofobia: de vuelta al pasado

Santiago Alba Rico Gara Un titular de El País del pasado 15 de septiembre indicaba muy bien la dirección del

La protesta estudiantil en Italia La primera generación airada posterior al crecimiento

Me resulta insoportable el modo en que estos días se han calificado el movimiento de los estudiantes y las formas

Cuban Worker Co-ops

How the Cuban Government and Cuban Workers Are Forming Worker Co-ops

No comments

Write a comment
No Comments Yet! You can be first to comment this post!

Write a Comment