Cientos de ex presos políticos respaldan la decisión de EPPK

PRESOS POLÍTICOS VASCOS

Cerca de 400 mujeres y hombres, integrantes de distintas generaciones y que han sufrido prisión o destierro por razones políticas, expresaron ayer su respaldo total a «las reflexiones y peticiones hechas públicas» el día anterior por el Colectivo de Presas y Presos Políticos (EPPK).
AZPEITIA-.
La expectación creada en los últimos días ante la convocatoria fijada en el frontón Izarraitz de Azpeitia dio paso ayer a un acto emotivo en el que se reunieron unos 400 ex presos y ex presas políticas vascas, que sirvió, entre otras cosas, para hacer balance de los últimos 50 años y situarnos ante un presente y un futuro esperanzadores. Minutos antes de que diera comienzo, los convocantes aclararon a los medios que entre los asistentes se encontraban ciudadanos vascos que en su día fueron encarcelados por diversas razones, puntualizando que no todos ellos han militado en ETA, sino que muchos fueron encarcelados por su actividad en organismos políticos o sociales.
Begoña Uzkudun, en euskara, y Jose Antonio Torre Altonaga, en castellano, fueron los encargados de dar voz, y calor, a los 400 ex prisioneros reunidos en el frío frontón. Frente a una gran pancarta que rezaba “Euskal presoak eta iheslariak etxera!”, subrayaron que el conflicto que vive Euskal Herria debe superar la etapa de la “represión y el sufrimiento”, y que ello tiene que conllevar “la vuelta a casa de todos y todas las presas y huidas”, al tiempo que superar “las razones de su existencia”. “Eso es lo que nosotros y nosotras entendemos como Amnistía”, precisaron.

Fueron varias las generaciones que se dieron cita ayer en Azpeitia; todas ellas, como explicaron, encarceladas por su compromiso con la libertad y la justicia. “Asumimos ese compromiso luchando en diversos espacios, con diferentes compromisos. Una vez en prisión -añadieron-, nos mantuvimos firmes en los valores que nos llevaron a estar presos y presas”.

Justamente, las palabras más sentidas de la lectura fueron para los que a día de hoy conforman el Colectivo de Presos y Presas Políticas Vascas (EPPK), que son, según informaron, 616 personas: “Hoy, nuestro pensamiento está con todos ellos y también, ¡cómo no!, con los y las compañeras que hemos perdido en las cárceles y los familiares que han quedado en el camino. Queremos mostrarles a todos ellos nuestro más profundo amor y nuestro sincero agradecimiento”.

Destacaron también “la madurez” que está mostrando el Colectivo y afirmaron que sus aportaciones están siendo “muy importantes”. Por consiguiente, manifestaron que coinciden con las peticiones y reflexiones que EPPK hizo público el día anterior.

Las primeras palabras de Uzkudun y Altonaga fueron para recordar que en las últimas décadas todas las generaciones de Euskal Herria han “sufrido la realidad de la cárcel y el destierro, siendo más de 10.000 las personas encarceladas por cuestiones políticas”, imagen que se reflejó ayer en el Izarraitz. Todos ellos hicieron suyo el compromiso de seguir reivindicando “una solución democrática” al conflicto.

Si bien aplaudieron el “cambio” que se está dando en estos últimos tiempos, no olvidaron que los “fundamentos y las consecuencias del conflicto siguen ahí”, haciendo alusión directa a la política penitenciaria impuesta por los estados español y francés. En ese sentido, destacaron que “se ha conseguido traer a casa” a varios presos con enfermedades graves, pero que aún hay “personas secuestradas en esa cruel situación”, como es el caso de Txus Martin.

Día señalado: 7 de enero

Con la mirada puesta en el futuro, resaltaron que es responsabilidad de estas generaciones dejar a las venideras “un pueblo sin presos y huidos”. Indicaron que la movilización convocada por Egin Dezagun Bidea para el próximo 7 de enero en Bilbo, que será “colosal”, servirá para que los presos y huidos políticos vuelvan a sus casas.

Por ello calificaron esa fecha como “día señalado en Euskal Herria”. Se congratularon porque las adhesiones van creciendo e invitaron a toda la ciudadanía a participar en ella, porque “el 7 de enero marcará una frontera entre el pasado y el futuro”.

“El camino será sufrido -asumieron-, pero también estimulante. Traeremos a los y las presas y huidas una a una, tenemos la absoluta seguridad en ello. Pero para que se haga realidad, será necesario aglutinar a la mayor cantidad de ciudadanos y ciudadanas en torno a esa labor. Cada cuál desde su espacio, su compromiso, su aportación”.

El acto concluyó con todos puestos en pie, entre aplausos y coreando “Amnistiarik gabe, bakerik ez”.


Related Articles

Euskal Memoria constata unas 1.300 muertes y prioriza la «no repetición»

ras la histórica declaración de ETA Euskal Memoria presentó hace ya un año un exhaustivo listado de víctimas de la

Operación contra el independentismo vasco

París detiene a Aurore Martin y la entrega a la Guardia Civil para ser llevada a Madrid La Gendarmeria detuvo

Más voces en favor de la legalización de Sortu a la espera de la decisión del TC

LEGALIZACIÓN DE LA IZQUIERDA ABERTZALEEl Tribunal Constitucional celebró ayer la primera sesión del Pleno en cuyo orden del día ha

No comments

Write a comment
No Comments Yet! You can be first to comment this post!

Write a Comment