Londres avala que Escocia sea Estado si la independencia gana en 2014

HACIA EL REFERÉNDUM DE 2014

Un informe del Gobierno Cameron aclara que este será el único desenlace: «Esto es demasiado importante para hacerlo mal», explica
 p006_f01_39368.jpg

GARA | LONDRES

El Gobierno británico está dispuesto a jugársela a todo o nada el referéndum que se celebra en Escocia en la segunda mitad de 2014. Tras las aclaraciones sobre la pregunta, en la que Londres ha evitado que se introduzca como opción alternativa un incremento del autogobierno que seguramente hubiera sido muy mayoritario, el Ejecutivo de David Cameron deja claro ahora que Escocia será nuevo Estado si el independentismo vence.

Para ello ha elaborado un informe jurídico que presentó ayer. La conclusión parece obvia, pero implícitamente supone dejar sellado que Londres se compromete a no introducir trabas posteriores si pierde la votación. En términos políticos, la conclusión es que Londres se siente fuerte y prefiere jugar esta partida con todas las consecuencias. Por contra, para los independentistas escoceses la votación ya supone una victoria -al margen del resultado- en la medida en que constata su derecho a decidir, con reglas de juego claras, y abre totalmente el debate sobre su soberanía.

El ministro británico para Escocia, Michael Moore, dio a conocer ayer este informe, que es solo el primero de varios que el Gobierno Cameron ha encargado sobre las consecuencias legales de la consulta.
El caso irlandés

El documento, a cargo de expertos legales, señala que Escocia se convertirá en un nuevo Estado y añade que lo que quedaría de Gran Bretaña -Inglaterra, Gales y el norte de Irlanda- será considerado «Estado permanente» en virtud del derecho internacional. A partir de ahí, cabe recordar que la Declaración de Downing Street de 1993 -hace ya dos décadas- estableció el derecho de los irlandeses a la reunificación si así lo decidieran.

En este mismo contexto hay que recordar que Sinn Féin también acaba de mover ficha y ha reclamado al Gobierno británico que ponga fecha a un referéndum también en el norte de Irlanda. Martin McGuinness, viceprimer ministro del norte, ha apostado por que sea en torno a 2016. Curiosamente, los unionistas han recogido el guante y son los gobiernos de Londres y Dublín los que se muestran más reacios por ahora. «No hay planes para una consulta», zanja la delegada del Gobierno británico en el norte de Irlanda, Theresa Villiers.

Independencia y autonomía

Volviendo al caso escocés, la apuesta de Londres por clarificar el escenario posterior es remarcada por Moore: «Sin importar de qué lado del debate uno esté, todos reconocemos que esta será una decisión importante, demasiado importante como para hacerlo mal, y por eso es una elección que debemos tomar sobre la base de la evidencia», dijo en Edimburgo, que es donde presentó el documento a la prensa.

En un mensaje dirigido a los soberanistas más tibios, el delegado británico recalcó que la independencia marcaría el fin de la autonomía escocesa, implantada con la llegada de los laboristas en 1999. Moore subrayó que ese estatus ha permitido a Escocia decidir su educación, sanidad o modelo policial.

«La autonomía -agregó Moore- ofrece a nuestro país lo mejor de ambos mundos. Somos una nación fuerte y orgullosa dentro de un país moderno. La independencia le pondrá fin, no será una extensión de la autonomía», advirtió.

El informe ha sido elaborado por el profesor James Crawford, de la Universidad de Cambridge, el profesor Alan Boyle, de la escocesa de Edimburgo, y expertos del Gobierno británico.

El SNP ve «cuasicolonial» el reiterado aviso sobre la UE

El informe incluye otra alusión que no ha gustado nada al SPD, el partido de Alex Salmond que lidera el actual Gobierno autonómico escocés. Los juristas autores sostienen que, como plantea Londres, en caso de convertirse en nuevo Estado, Escocia debería volver a solicitar su entrada en la Unión Europea, en la ONU o en la OTAN. En el caso de la UE, es conocido que no hay precedentes similares, por lo que no existe un protocolo fijo para estos casos.

A ello se aferra también el Estado español para argumentar que naciones como Catalunya quedarían fuera de la Unión si optaran por la independencia y que tendrían que «ponerse a la cola». El informe de Londres se limita a indicar que habría que volver a hacer la tramitación de nuevo. No obstante, el SNP responde que este tipo de argumentos resultan «cuasicoloniales» en la medida en que introducen una discriminación.

Para Nicola Sturgeon, número 2 del SPD, «estas son cuestiones que serán resueltas no por las leyes, sino mediante la negociación y el acuerdo. Que el Gobierno de Reino Unido argumente que Reino Unido será el `Estado con continuidad’ y una Escocia independiente no tendrá esos derechos supone una actitud cuasicolonial para Escocia como nación».

La iniciativa de Alex Salmond en ningún momento contempla que Escocia pueda quedar fuera de la UE; al contrario, garantiza esa permanencia frente al euroescepticismo creciente en Londres. Si ganara el referéndum, Salmond propone culminar la separación en 2016.


Related Articles

Sudan: The break-up

The party is over and now the monumental task of nation-building confronts the people of South Sudan. Jamie Doran  Award-winning

América Latina 2013

Acaba un año de alta densidad política en América Latina. La región, en su conjunto, ha permanecido en constante movimiento,

Sospechan que cártel mexicano mató por error a Cabral

Fuentes de la DEA revelaron que Henry Aquiles Fariña Fonseca, el empresario que contrató a Facundo Cabral para dar un

No comments

Write a comment
No Comments Yet! You can be first to comment this post!

Write a Comment