Turquía. “El gobierno dejó abandonada a la gente”

Turquía. “El gobierno dejó abandonada a la gente”

Loading

Ilke Bereketli es la responsable de relaciones internacionales del Partido de los Trabajadores de Turquía (TIP), y coordinadora de la mesa de crisis establecida por ese partido tras del terremoto que arrasó el sur este de Turquía y Siria el pasado 6 febrero

El TIP es integrante, junto al pro-kurdo HDP (Partido de la Democracia de los Pueblos) y otros grupos políticos, de la coalición Trabajo y Democracia que se medirá en las próximas elecciones turcas al actual gobierno de coalición islamista-nacionalista  (AKP-MHP)

 Comencemos por la situación actual en el terreno ¿Como describirías la magnitud del desastre?

La situación en general sigue siendo muy mala. La intervención del Estado en la zona del terremoto ha sido muy escasa desde el principio. Solo cuatro o cinco días después del terremoto hemos visto  algunas instituciones estatales como la AFAD (Protección Civil) en la zona del sismo. En los primeros tres días, el período crítico en este tipo de desastres, el estado ha estado ausente. No había equipos estatales de búsqueda y rescate en el terreno. Desde el primer día, las labores de búsqueda-salvamento y socorro se han realizado principalmente gracias a la solidaridad del pueblo.

El sismo afectó a 10 provincias con una población de cerca de 15 millones de personas. Hasta ahora se han contabilizado más de 46 mil personas muertas y mas de 100mil heridas y las cifras siguen aumentando. Numerosas infraestructuras se han visto afectadas seriamente: carreteras, aeropuertos, vías férreas… llegar a la zona es bastante complicado. Los sobrevivientes del terremoto tienen además que hacer frente al frío, con temperaturas de hasta 20 grados bajo cero. Además el tejido cultural y urbano de ciudades como Hatay, que tiene una historia muy antigua, ha desaparecido por completo. Ha habido pérdidas irreparables en todos los sentidos.

Faltan tiendas de campaña, contenedores adaptados como alojamientos, alimentos y materiales de higiene, las instituciones estatales no han proporcionado nada de esto. Nuestra gente está tratando de aferrarse a la vida con sus propios medios. Para resumirte la situación en pocas palabras: lo que vimos en la primera semana nos dice que no hay Estado.

 

¿Cómo se organizó el TIP para asegurar y proporcionar ayuda?

En seguida establecimos un Centro de Crisis en nuestra sede en Estambul. En primer lugar, comenzamos a trabajar en la entregar de ayuda en Hatay, uno de los lugares más afectados por el sismo, donde no había llegado ninguna ayuda durante días y donde tenemos un diputado, el vicepresidente del partido, Barış Atay, que desde el primer día trasladó allí, con él también fue nuestro diputado por Estambul, Ahmet Şık, y una delegación del partido. En Hatay establecimos un Centro de Crisis desde el primer día, y  tres días después, establecimos otro en Kahramanmaraş-Elbistan. Enviamos nuestros equipos de búsqueda y rescate y primeros auxilios, a estos centros desde provincias que no fueron afectadas por el terremoto, como Estambul. Además de los centros en Hatay y Elbistan, también enviamos camiones de ayuda a las provincias de Adıyaman y Malatya. Lo que quiero subrayar es la gran solidaridad demostrada por nuestro pueblo. En una semana enviamos a las zonas afectadas a 660 voluntarios, 31 contenedores TIR, 36 camiones, y ya hemos adaptado 26 contenedores como alojamiento. Todo esto lo hace nuestra gente. Como Partido de los Trabajadores de Turquía nos vemos como intermediarios de la ayuda enviada por nuestro pueblo a nuestro pueblo. Es muy importante para nosotros que nuestro pueblo confíe en nuestro partido y nos entregue sus ayudas.

 

Turquía es un territorio de alto riesgo sísmico, más haya de las causas naturales parece cada vez más evidente la ausencia de políticas de prevención  ¿Qué hizo el gobierno en términos de prevención?

El Gobierno no hizo nada. Muchas ciudades están construidas directamente sobre fallas. Además, en un pasado aun reciente, en 1999, vivimos un terremoto de magnitud 7,4 con epicentro en Izmit, que también afectó a Estambul y donde miles de personas perdieron la vida. El gobierno del AKP llegó al poder poco después de ese sismo, cuando el dolor aun estaba muy presente y las cosas que había que  hacer eran obvias, pero en lugar de escuchar y actuar como los científicos recomendaban y reconstruir las ciudades de acuerdo con las normas anti-terremoto, el gobierno del AKP primero pasó la factura al pueblo e impuso un “impuesto de terremoto”, que – según ellos – debería financiar las acciones de prevención. Sin embargo, en estos 20 años, está claro que gastaron ese dinero en la construcción de carreteras de doble carril, llenando sus propios bolsillos y dejando al país completamente indefenso frente a un nuevo terremoto.

Además, desde la década del 2010, se iniciaron planes de “transformación urbana”, especialmente en Estambul, supuestamente con el fin de preparar la ciudad ante un terremoto. Sin embargo en lugar de renovar los edificios que no son sólidos, la transformación se llevó a cabo en distritos y barrios de ingresos relativamente altos, donde se han obtenido altas rentabilidades de esa dinámica constructiva en edificios que no presentaban muchos problemas. Donde no se hizo nada fue en los barrios pobres, donde se ubican aquellos edificios que serian los primeros en colapsar por un terremoto. Pero no solo hicieron eso sino que también transformaron las áreas destinadas a refugio para la población y el gobierno del AKP permitió la construcción de centros comerciales y residencias en estas áreas. Como si no fuera suficiente encerrar a la gente en ciudades con una alta densidad de edificios, sin parques ni espacios abiertos, además las dejó desamparadas y desprotegidas en caso de sismo.

En los últimos 20 años, el Ministerio de Planificación Urbana del gobierno del AKP en las 10 provincias afectadas por el terremoto “perdonó” a quienes construyeron edificios no seguros. En lugar de demoler un total de 294 mil edificios que no respetaban las normas constructivas o simplemente eran ilegales, y no impuso ninguna sanción a los contratistas. Lo que quiero decir es que se dejó que gente viviera en edificios con riesgo de colapso. El gobierno es responsable de muchas de las consecuencias de ese terremoto.

 

Sin embargo el presidente Erdoğan rechaza y niega todas las acusaciones y señalamientos

En estos últimos 20 años el gobierno del AKP ha construido un régimen personalista. Si Erdoğan no quiere no se puede dar en el país ningún paso. Lo hemos visto también después del terremoto, no solo no hicieron nada en materia de prevención, sino que también ignoran y obstaculizan las ayudas y el trabajo de la oposición. El quid de la cuestión es este: el AKP, un partido islamista, está tratando de hacer ver que las consecuencias de desastres naturales, como los terremotos, sean aceptados y asumidos como si fuera un “destino” utilizando para ello los sentimientos religiosos de la gente y tratando así de ocultar sus crímenes.

El trabajo del TIP y de la oposición social, ha puesto de manifiesto que los destrozos causados por el terremoto no son consecuencia de la fatalidad sino el resultado de la negligencia, la falta de planificación y la falta de control del gobierno, y para esconder esta realidad Erdoğan incluso impide el trabajo de rescate o intenta ocultar la verdad ralentizando redes sociales como Twitter y deteniendo a quienes lo critican. Me gustaría terminar diciendo que nuestra gente, que quedó indefensa y abandonada por el gobierno del AKP, necesita el apoyo y la solidaridad de todo el mundo, cada mano tendida ayudará a sanar nuestras heridas.

 

Orsola Casagrande

 



Related Articles

Hollande, ¿primera elección o mal menor?

Loading

La primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas estuvo llena de sorpresas. La menor fue la victoria del candidato socialista,

Who was Behind the Rwandan Genocide?

Loading

Who was Behind the Rwandan Genocide? The Rwandan Patriotic Front’s Bloody Record and the History of UN Cover-Ups by Christopher

The People’s Revolution in Egypt

Loading

Not a Crisis or a Coup Every revolution in history has had its counter-revolution. Internal and external forces ally, as

No comments

Write a comment
No Comments Yet! You can be first to comment this post!

Write a Comment