La economía europea tiembla ante el referéndum griego

Loading

Referéndum sobre el plan de rescate a Grecia

La inesperada decisión del primer ministro griego, Yorgos Papandréu, de someter a referéndum el plan de rescate aprobado en Bruselas la semana pasada ha hecho temblar a los gobiernos de la zona euro, a las bolsas y al propio Ejecutivo griego, que pierde apoyos en el Parlamento.

p008_f02-199x104.jpg

GARA | ATENAS

La decisión del primer ministro griego, Yorgos Papanderu, de someter a referéndum el plan de rescate de su país ha supuesto un seísmo en la zona euro y ha alarmado a los dirigentes europeos y a varios de sus propios compañeros de partido. Aunque es posible que Papandréu no cuente con cartas suficientes en el Parlamento para sustentar su órdago, el anuncio, del que no informó cuando se acordó el plan de ajuste la semana pasada, sembró el pánico y aumentó las apuestas por una salida de Grecia de la zona del euro.
A pesar de ello, el primer ministro griego, tras una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros, reiteró su determinación de convocar el referéndum, según el portavoz oficial del Gobierno, Angelos Tolkas.
Fuentes próximas a Papandréu no oficiales dijeron a los medios griegos que el primer ministro había afirmado que «no dará marcha atrás en el asunto del referendo y quiere tener la decisión del pueblo griego». Papandréu insinuó que los bancos y los intereses de los medios quieren derribar al Gobierno, según dichas fuentes..
«Grave responsabilidad»

Los dirigentes europeos reaccionaron con enfado ante la posibilidad de que los griegos decidan si están dispuestos a asumir más sacrificios

El más duro fue el primer ministro belga, Yves Leterme, que advirtió de la «grave responsabilidad» de Papandréu por crear «inseguridad de nuevo cuando lo que el mundo entero necesita es seguridad y confianza», mientras el luxemburgués, Jean-Claude Juncker, advirtió de la posibilidad de que Grecia caiga en la quiebra. El primer ministro griego cogió a todo el mundo por sorpresa. «No habló de ello ni antes, ni durante ni después de la cumbre» de los dirigentes de la zona euro en Bruselas, aseguró Leterme.

Los promotores del plan de rescate aprobado el miércoles, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, se declararon ayer determinados a aplicarlo para lo que pidieron que se adopte con urgencia una «hoja de ruta». Ambos se pusieron en contacto telefónico tras conocer los planes de Papandréu y hoy volverán a encontrarse en Cannes con el propio dirigente griego.

Sarkozy reunió un consejo ministerial para tratar sobre la sorpresa griega y, a su salida, manifestó que el plan europeo para Grecia «es la única vía posible». «El anuncio ha sorprendido a toda Europa», reconoció el jefe del Estado francés, que indicó que «aunque dar la palabra al pueblo siempre es legítimo, la solidaridad de todos los países de la zona euro no podría llevarse a cabo sin que cada uno haga los esfuerzos necesarios».

El presidente de la Unión Europea, Herman Van Rompuy, y el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, hablaron con el primer ministro griego, al que pidieron que respete sus acuerdos.

«Tenemos plena confianza en que Grecia asumirá los compromisos adoptados con la zona euro y la comunidad internacional. Este acuerdo es lo mejor para Grecia», afirmaron.

Papandréu trató de tranquilizar a Merkel durante una conversación telefónica, afirmando que el referéndum «reforzará al país dentro de la zona euro y el plan internacional». «Se trata de una elección inesperada que crea incertidumbres después del Consejo Europeo y la víspera de un importante encuentro del G20», criticó el jefe del gobierno italiano, Silvio Berlusconi. Italia, con una deuda de 1.900 billones de euros se convirtió ayer en el eslabón más débil del euro.

La secretaria irlandesa de Estado para Asuntos Europeos, Lucinda Creighton, calificó la decisión de Grecia como «una bomba» que generará «mucho malestar» en la Unión Europea.

La agencia de riesgos Fitch advirtió de que una victoria del «No» en el referéndum «aumentaría el riesgo de una quiebra forzada» y una eventual salida del euro, «con grandes consecuencias para la estabilidad financiera y la viabilidad de la zona euro.

El plan incluye una quita de 100.000 millones de euros de deuda del país en poder de bancos privados, completado por garantías de 30.000 millones de euros aportadas por los gobiernos de la zona euro para incitar los acreedores privados a intercambiar en enero sus títulos griegos contra nuevos, con una pérdida del 50%.

También incluye nuevos préstamos por 100.000 millones, pero impone la contrapartida de seguir agravando los recortes y sacrificios que ya han provocado un rechazo generalizado en el país y una caída brutal del nivel de vida en la población.

Sin rescate griego, todo el acuerdo está en peligro, pone a la banca ante un impago de Grecia y afecta a la deuda soberana de países como Italia y el Estado español.

Los partidos de la coalición de Gobierno alemana no ocultaron su irritación. La Unión Cristianodemócrata (CDU) de Angela Merkel, acusó a Papandréu de contradecir su intención de acelerar las reformas estructurales.

El Partido Liberal (FDP) advirtió del peligro de que un resultado negativo del referendo conduzca a Grecia a la bancarrota estatal «y tendría que ver cómo salir sola de la miseria». El socialdemócrata SDLP tachó de «arriesgado, aunque valiente» el plan del primer ministro griego.

El Instituto Internacional de Finanzas, que agrupa a las principales entidades bancarias del mundo, reafirmó su «intención de avanzar» en la concreción del acuerdo logrado en Bruselas la pasada semana. Pero la Asociación de Bancos Alemanes teme retrasos y dijo que los planes podrían suspenderse en el peor de los casos.

El Ejecutivo griego, en el filo de la navaja por las primeras deserciones

El Gobierno griego se ha situado sobre el filo de la navaja con el anuncio del primer ministro de convocar un referéndum sobre el plan de rescate, al provocar la disidencia de tres diputados de la mayoría del PASOK en el Parlamento y el distanciamiento del ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos. Fuentes cercanas a Venizelos, hospitalizado por una inflamación del apéndice, reconocieron que Papandréu no le había informado del proyecto de referéndum, aunque lo justificó como una salida «catárquica». Una diputada próxima al ministro, Milena Apostolaki, anunció el abandono del partido como protesta, reduciendo así a 152 sobre 300 escaños la mayoría que sustenta al Gobierno en la Cámara, que el viernes deberá votar una moción de confianza. Otra diputada, Eva Kaili, amenazó con hacer lo mismo si el primer ministro no renuncia al referendo. Sin llegar a abandonar el partido, Vasso Papandréu (que no tiene relación familiar con el primer ministro), reclamó «un gobierno de salvación nacional» que garantice la puesta en marcha del plan europeo. Seis miembros del partido pidieron la dimisión del primer ministro.

Según algunos analistas, Papandréu ha decidido jugar la carta del referéndum, aún a riesgo de desestabilizar la zona euro, para evitar someterse a elecciones anticipadas tras dos años de drásticos ajustes y recortes. Desde la oposición, el líder de la derechista Nueva Democracia, Antonis Samaras, exigió adelantar las elecciones. «Ahora se trata de una necesidad nacional», dijo Samaras, que podría responder con otro órdago y pedir a los 85 miembros de su grupo parlamentario que dimitan, lo que ocasionaría la disolución del Parlamento y la convocatoria de elecciones anticipadas. GARA

Fuertes caídas en todas las bolsas europeas Los mercados financieros reaccionaron con gran pesimismo a la posibilidad de que los ciudadanos griegos rechacen en referéndum las medidas acordadas por la eurozona para su rescate financiero. Las bolsas europeas registraron fuertes caídas y la que más acusó el miedo fue la de Atenas, que se dejó el 6,92%, mientras que la de Milán perdió un 6,80% y la de París un 5,38%. La bolsa de Fráncfort también cayó un 5%; la de Madrid un 4,19%; la de Lisboa un 3,68%, la de Londres un 2,21% y la de de Zúrich un 2,49 %. El nuevo desplome de las bolsas europeas arrastraba a Wall Street a la baja y a media sesión el índice Dow Jones de Industriales perdía un 2,16%.


Related Articles

¿El final del camino para las fábricas deslocalizadas?

Loading

Immanuel Wallerstein La Jornada Desde que existe una economía-mundo capitalista, un mecanismo esencial de su funcionamiento exitoso ha sido la

The US-NATO Attempted Coup d’Etat in Libya?

Loading

Insurrection and Military Intervention: The US-NATO Attempted Coup d’Etat in Libya? By Prof Michel Chossudovsky Global Research Part I of

Reinventing Progressive Politics in Canada

Loading

The Last Field of Battle? We are so accustomed to the connection between political parties and democracy that to question

No comments

Write a comment
No Comments Yet! You can be first to comment this post!

Write a Comment